Amigos

sábado, 10 de agosto de 2013

Pachamama

Después mucha ausencia y desatenciones a los amigos que me vistan y visto volví para contarles esta historia...

“Pachamama Kusilla Kusilla”. El grito ancestral retumbo en los cerros y entre angostas calles una lujosa carroza se abrió camino hacia el escenario de la plaza principal de Amaicha del Valle, llevando consigo a Celia Segura de Andrade quien sería proclamada el 11 de febrero del 2013, nuevamente Pachamama. El consejo de ancianos de la comunidad originaria de Amaicha del Valle (Tucuman-Argentina) decidió reelegir a la sabia mujer de 84 años por sus conocimientos espirituales y de la cultura local.


Celia, que aún anda a caballo durante 15 horas diarias, tiene 6 hijos y 24 nietos, 12 varones y 12 mujeres, y una biznieta. Dedicó su vida a enseñar en escuelas rurales. “Mi mensaje para la comunidad y el mundo entero es que vivamos en paz, en amor y armonía porque así vamos a conseguir un mundo mejor. Es muy importante desechar del corazón el odio y la envidia”, exclamó Andrade a las 35.000 personas que se encontraban en la plaza siguiendo muy atentas sus palabras.

Y mi mujer tuvo el honor del saludo intimo de este inmenso SER.

13 comentarios:

  1. Seguramente todo un pozo de sabiduría.
    Bonita historia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Personas así engrandecen al ser humano. Desde luego que ha de ser un honor escucharla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Que llegue al mundo el mensaje de los aborígenes, un mensaje de amor y paz, tolerancia y razón para quienes no escuchan... un cordial saludo, Rodisi

    ResponderEliminar
  4. What an amazing story and the wisdom this women posses. Thank you for sharing such and wonderful photo of her.

    ResponderEliminar
  5. Esta historia de la Pachamama debiera ser un motivo más que lleve a la humanidad a reencontrarse con la esencia perdida del ser humano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo Carlos que lentamente pero seguro avanzamos hacia eso.

      Eliminar
  6. Una historia preciosa, Miguel.
    Ojalá perdure el mensaje y no se olvide a cada paso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. Que tengas un gran día.